NUNCA TE ARREPENTIRAS

NUNCA TE ARREPENTIRAS

Nunca te arrepentirás de haber refrenado la lengua, cuando pretendías decir lo que no convenía o lo que no era verdad.

De haber formado el mejor concepto sobre el proceder de otros.

De no haber juzgado con severidad los actos ajenos, ignorando la real motivación de cada ser.

Nunca te arrepentirás de haber perdonado a aquellos que te hicieron mal.

De haber contribuido para obras destinadas a la caridad y a la promoción humana.

De haber cumplido puntualmente tus promesas bien pensadas.

De ser fiel a los compromisos dignos y nobles a que te vinculastes.

Nunca te arrepentirás de haber soportado con paciencia las faltas ajenas.

De haber ignorado las mentiras y las maledicencias que te llegaron a los oídos, alejándote de esa especie de conversación.

De haber dirigido palabras bondadosas a los desventurados y tristes.

De haber simpatizado con los oprimidos y de haber realizado algo de efectivo y bueno en pro de ellos.

Nunca te arrepentirás de haber pedido perdón por las faltas cometidas.

De haber reparado el mal que causaste.

De haber pensado antes de hablar.

De haber honrado a tus padres, actuando con gratitud por todo el bien que de ellos recibisteis.

De haber sido cortés y honesto en todo y con todos.

Nunca te arrepentirás de haber enseñado algo de bueno y de verdad a un niño.

De haber sido capaz de cautivar un corazón y de haber hecho una amistad verdadera.

De haber ofrecido pan a un hambriento y consuelo a un desesperado.

Nunca te arrepentirás de renunciar al equívoco y seguir por el camino correcto,

Nunca te arrepentirás de seguir los ejemplos de Jesús, porque el bienestar causado por la certeza del deber cumplido supera cualquier sensación derivada de la satisfacción de meras necesidades humanas.

* * *

Puedes escoger los caminos que vas a seguir en el curso de tu jornada en la Tierra.

Puedes optar cuáles posturas asumirás delante de las más variadas circunstancias de la vida.

Eres el señor de tus pasos, el dueño de tu futuro.

No compete a nadie más las elecciones que afectarán tu historia.

Por más que los actos de terceros sean capaces de alcanzarte, solamente tus propios actos, tus reacciones es que definirán los rumbos de tu destino.


Piensa en eso antes de obrar.

Reflexiona con ponderación y sabiduría.

El arrepentimiento resulta de decisiones equivocadas, tomadas bajo la influencia del egoísmo y de la ira.

Motiva tus actos en las enseñanzas de Cristo.

Piensa siempre: “¿Qué habría hecho el Maestro Jesús se estuviera en mi lugar?” He ahí un método bastante eficiente para saber cuáles actitudes son viables y cuáles traerán sufrimiento, pronto o tarde.

Hacer el bien siempre es motivo de satisfacción y júbilo.

No interesa al hombre de bien el reconocimiento por su acto, tampoco gratitud y honras.

La conciencia tranquila y la certeza íntima de que se hizo lo mejor y lo posible, debería ser suficiente para apaciguar el corazón humano.

No te rindas a los equivocados hábitos de la mayoría, que cede al mal y búsqueda recompensas materiales en todo lo que hace.

Sigue siempre por el camino del bien, y nunca te arrepentirás de esa elección.

Momento Espírita

Anúncios

Sobre Junior

Cristão, amante da Natureza, de bem com a vida, feliz por trabalhar com prazer
Esse post foi publicado em Uncategorized. Bookmark o link permanente.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s